¿Cómo acompañar a tu hijo adolescente en las tareas escolares durante la cuarentena?
En los hogares de muchos adolescentes, los padres, los hermanos mayores, otros adultos cercanos (abuelos, tíos, primos, vecinos), actúan mediatizando el aprendizaje a través de estrategias variadas en situaciones de interacción. Dichas situaciones acompañan y orientan los procesos de aprendizaje de los estudiantes,  pero en ocasiones, este acompañamiento no es efectivo y se generan situaciones de tensión entre el adulto que quiere cooperar y el adolescente que necesita ser ayudado.

A continuación te compartimos las siguientes recomendaciones y sugerencias con la intención de acompañar a los jóvenes en la organización y dinámica escolar frente a esta nueva modalidad de trabajo virtual.

Recomendaciones para la familia:

Conversar con los chicos sobre su situación actual particular (estado de ánimo, situación académica, gustos e intereses, motivación).
Como familia es importante poder ofrecer un espacio de escucha atenta a las necesidades y situaciones singulares de cada caso particular. Y cuando hablamos de escucha atenta nos referimos a guardarnos nuestros prejuicios, no comenzar con sermones y eliminar los juicios. Poder acompañar ante las adversidades con paciencia, predisposicion, voluntad y reflexión conjunta. Debemos aprender a pensar con los adolescentes, siempre es mejor un consejo que una imposición.

Organizar los momentos de la jornada.
Ayudar a establecer rutinas habituales de organización intentando respetar los hábitos y diferentes momentos del día. Establecer juntos el horario de irse a dormir, los momentos de descanso y dispersión, los horarios para realizar las tareas escolares, la alimentación, la higiene y  el aseo personal. Podemos recordarle que es importante cuidar su cuerpo y que para eso es recomendable tener una alimentación variada y organizada, mantenerse hidratado y dormir 8 horas diarias intentando respetar siempre el mismo horario.

Implementar organizadores semanales.
Elaborar con los chicos un cronograma de actividades y trabajos prácticos con el propósito de realizar un registro conjunto de las tareas, cotejando los avances en las actividades y los trabajos pendientes.

Monitorear las tareas escolares.
Consultarles a los chicos sobre las actividades y tareas propuestas, observar la resolución de las mismas y acompañarlos frente a las dificultades que se vayan presentando. Puede suceder que no sepamos cómo ayudarlos a resolver ciertas tareas específicas. En esos casos, podemos motivarlos a que tomen la iniciativa de preguntarle al profesor, para que le pueda explicar, o también comunicarse con algun compañero para que resuelvan juntos la actividad.

Potenciar actividades de ocio y descanso.
Proponer e incentivar actividades familiares de ocio y dispersión como por ejemplo compartir algún juego de mesa, realizar alguna actividad artística o manual, escuchar música y bailar, mirar una película o documental, realizar alguna actividad física, etc.

Sostener la comunicación con familiares y amigos.
A pesar de vernos limitados en nuestra vida social habitual es importante sostener el contacto con los familiares y seres queridos. Propiciar las comunicaciones a través de los diferentes medios tecnológicos.

Transmitir una visión esperanzadora y trasformadora.
Poder acompañar y sostener a las chicas y chicos desde un vínculo de confianza y optimismo, con una mirada esperanzadora y transformadora. Convirtiendo esta difícil situación en una oportunidad de crecimiento y desarrollo personal.

Esperamos que estas recomendaciones puedan ser de utilidad y que las puedas llevar a cabo en tu hogar. Si tenes alguna duda o consulta podes dejarnos tus datos y comentario y a la brevedad te responderemos.

Lic. María Victoria Ygartúa
Equipo Centro Psipuedo